A partir de los datos obtenidos en la Bolsa de Metales de Londres, la semana pasada el precio del cobre experimentó una baja en un 0,1%, llegando a 7.860 dólares la tonelada.

Pese a ello, el cobre es respaldado por el incremento en las importaciones industriales de China y por que se espera que las tasas de interés lleguen a su punto más alto tras las subidas destinadas a detener la inflación.

Estas importaciones de cobre por parte de China han mostrado un aumento a 463.693 toneladas para el mes de julio, lo cual corresponde a un 9,3% más que el año pasado.

En cuanto a los precios del metal rojizo, estos han aumentado un 13% desde el 15 del mes pasado después de haber alcanzado un mínimo que no se había visto desde noviembre del 2020, con una caída a 6.955 dólares la tonelada, por lo que, si bien el mes pasado el cobre se encontraba en una peor situación, ha habido un aumento destacable en el transcurso del mes.

En línea con la caída del precio del cobre, las acciones de las grandes mineras del cobre han disminuido, debido principalmente a las constantes preocupaciones sobre la demanda del metal rojizo.

Finalmente, hay que destacar que hace un mes se estimaba que el precio de este metal fuera mucho más bajo de lo que se encuentra hoy en día, lo cual es una buena señal de que poco a poco el precio del cobre se está estabilizando, sin embargo, aún queda bastante para que este vuelva a la normalidad.

Wila está comprometido con el aumento de la productividad y confiabilidad de nuestros partners, buscando permanentemente nuevas tecnologías y componentes que permitan alcanzar los estándares esperados, respaldados con numerosos casos de éxito que avalan las operaciones donde está presente, posicionándose como un actor principal en el crecimiento de la industria.