Quellaveco, mina a tajo abierto ubicada en la región Moquegua al sur de Perú, comenzó su construcción en 2018 y desde el inicio de la pandemia Covid-19, el proyecto ha tenido que superar grandes retos. Se espera que entre en operaciones dentro de 18 meses y que su primera producción de cobre ocurra en 2022. Además existe la expectativa de que alcance su máxima capacidad de producción en el 2023.
El término “Mina digital” se utiliza para sumarse a las nuevas tendencias que no es solo el integrar un equipo a una “nube” en un servidor global, sino que abarca una posibilidad sin precedentes de tomar perspectivas nuevas a los retos de siempre, para cambiar y revolucionar los procesos mineros actuales.
El director técnico de la minera, Tony O’Neill, declaró que este proyecto de US$5,300 millones, desarrollado con su socio Mitsubishi, será “una mina convencional de cobre que contará con relaveras y depósitos para material estéril, pero puede que sea el último de los mayores desarrollos de cobre, debido a las tecnologías que surgirán en los cinco años próximos”.
Mark Cutifani, presidente ejecutivo de Anglo American, sostiene que esta mina tiene el potencial para ser rentable más allá de su vida útil de 30 años. Quellaveco será una de las primeras minas totalmente digitales y que nos acercará cada vez más a nuestro futuro tecnológico.